Amor, Literatura, Romántico

Tal Vez Mañana

 

Tal Vez Mañana:

En la soledad de mi vieja casa, tan arrugada y destintada como acogedora y entrañable, sentado frente a mi mesa de trabajo, con las patas de madera roídas por los cachorros que ya murieron de viejos, fantaseo con tus urgencias. Recuerdo tus llamadas a deshoras, tu deseo, tu ansiedad.

Con los ojos medio cerrados por el ensueño de tu recuerdo, imagino una llamada tuya, y miro el móvil, dormido, ausente, ajeno a mis ganas de ti.

A través de la ventana el viejo nogal, desnudo, húmedo, afligido, me devuelve a la realidad. Hoy no llamarás, como no lo hiciste ayer, ni antes de ayer.

Tu urgencia se convirtió ya en desgana, en pereza y en olvido.

Suspiro y vuelvo a mis libros y a mi cuaderno de anotaciones, donde se vierte mi imaginación y encuentran escape mis deseos y mis sentimientos.

Esta tarde estás conmigo, en este cuaderno, en mis ganas, en mi recuerdo.

Miro al móvil, tan callado, y pienso “tal vez mañana”, antes de volver a encorvarme sobre mi cuaderno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s