Literatura, Sin categoría

Estaciones

Estaciones:

Estaciones.jpg

Otro invierno despiadado está abriéndose camino entre las hojas marchitas de los árboles, que alfombran un suelo marrón, yermo, en reposo.

Vuelven la lluvia, el frío y el recogimiento, cerrando puertas, bajando persianas, abriendo espacios para la melancolía y el recuerdo, trayendo pasados.

Siempre es así: la primavera trae el renacer de la vida, abriéndose paso con explosiones de luz y color que embriagan los corazones y abren las mentes, tapando heridas, preparando el camino para el verano que vendrá, con sus largos días y sus siestas reparadoras que alargan las noches, dando pie a encuentros, a conversaciones, y a la llegada de nuevos amores, animándonos a aprender, a crecer, a caminar, a crear nuevos recuerdos que el otoño se encargará de empoderar y enquistar en nuestro caminar pausado y solapado entre las calles húmedas y nubosas de noviembre, que nos trae un tiempo para pensar y madurar; y al fin, el invierno, como al principio, condenándonos al encierro, al recuerdo y al delirio de las noches largas y solitarias…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s