Literatura, Sin categoría

Mariposa Equivocada

Mariposa Equivocada:

Entre los vareados olivos, que ven pasar a sus pies las últimas hojas ocres, que el viento de diciembre empuja al olvido de recodos y revueltas adonde no llega ningún camino, revolotea una errática mariposa negra, jugando con una primavera inventada, aceptando la soledad de su locura sin discusión, convencida de su lucidez, viendo flores en los grises esqueletos de cardos y rosales; sintiendo, en su menudo cuerpo, el peso de un sol que no calienta.

Pasa frente a mí, poseída de un temblor saltarían que abriga su ánimo, e impide que el frío escarche sus alas, ofreciendo una prórroga a su leve paso por esta primavera fingida, que acabará con el frío de la noche.

En el momento en que el sol camina en busca de la cueva que Morfeo tiene tras las montañas, la mariposa se posa frente a mi, sobre el armazón metálico de uno de los postes de alta tensión que el progreso ha sembrado entre los olivos. Me fijo en sus antenas, que parecen palpitar, y hasta creo ver su sonrisa, pues puedo sentir en ella la alegría de la sana locura nacida del convencimiento de ser la única que se ha dado cuenta que ha nacido una primavera en diciembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s