Sin categoría

Mar Mínimo:

Cada tarde la veo pasar desde mi ventana. Sigo con mi mirada cada paso que da, sufriendo con ella si da un traspiés bajando las escaleras que dan acceso al puerto. Allí la veo encender un cigarrillo y exhalar el humo como quien desea que el alma le salga por la boca para poder volar… Sigue leyendo Mar Mínimo:

Literatura, Sin categoría

Aguas que Nunca Verán el Mar

Son esas aguas que canturrean en las fuentes de las plazas urbanas, solitarias, ajenas a la inmensidad del mar, distantes, lejanas, ciegas... AGUAS QUE NUNCA VERÁN EL MAR: Cae la tarde en Granada. Es domingo y están todas las tareas hechas. La luz anaranjada afilando las siluetas de los edificios, anunciando la inminente e inevitable… Sigue leyendo Aguas que Nunca Verán el Mar

Literatura, Sin categoría

Cuando Todas las Estrellas se Llamaban Teresa.

El sol del mediodía ilumina esta colina, enluciendo su belleza y despertando sus recuerdos, que son los míos.El motor del coche que me ha traído debe de estar aún caliente, y mi nieta, fumando un cigarrillo, me vigila desde la distancia. Me ha hecho prometer que si me traía hasta aquí no me emocionaría demasiado.… Sigue leyendo Cuando Todas las Estrellas se Llamaban Teresa.

Literatura, Sin categoría

Se nos va el verano

  Se nos escapa el verano, con sus calores, sus sudores, sus anhelos y sus ganas de aventura, se nos va, acercando un otoño que nos impondrá el abrigo y el recogimiento.   Se nos va el verano: Se nos está escapando, yéndose entre chubascos y nubarrones; el viento frío que nace tras las montañas… Sigue leyendo Se nos va el verano

Literatura, Sin categoría

La Ventana Frente a la Estación

La Ventana Frente a la Estación: Desde la ventana de la cocina de su casa, frente a la estación, veía partir trenes camino de lugares a los que ella nunca iría. Le gustaba recostarse en el poyete de aquella ventana, a mirar la vida pasar, mientras jugaba a dibujar círculos con el humo de su… Sigue leyendo La Ventana Frente a la Estación

Literatura, Sin categoría

Musa Arrugada

Musa Arrugada Cada tarde la veía sentarse frente a mí en una mesa de la cafetería donde acorto mis tardes y alargo los pensamientos. Cuando entraba, un abrigador silencio se extendía por la estancia, que ella recorría con la mirada, saludando con los ojos a la clientela, en su mayoría formada por solitarios bebedores, más… Sigue leyendo Musa Arrugada